El Reiki es una terapia natural no agresiva sin incompatibilidades ni efectos secundarios. Esta terapia sirve como complemento a cualquier tratamiento médico actual y siempre ayuda a disminuir los efectos secundarios de terapias como la radiación o quimioterapia.

En ningún caso el Reiki sustituye a la medicina moderna. Simultanear ambos tratamientos es muy beneficioso para el paciente ya que el Reiki potencia el efecto del tratamiento médico acelerando la curación del enfermo.